El Comercio Mundial en la Era Trump

November 30, 2016

 

Economía Global N.191 

www.solanaconsultores.com

 

¿Cuáles serán las consecuencias de las políticas anunciadas por Donald Trump, el presidente electo de la economía más poderosa del mundo? 

 

El resultado de las elecciones en Estados Unidos no afecta sólo a ese país. Ahora el resto del mundo tendrá que evaluar cómo las decisiones del próximo presidente norteamericano afectarán a cada país y región, y prepararse para enfrentar cualquier impacto negativo. 

 

¿Qué se sabe de las políticas que impulsarán Donald Trump y su equipo? Hay una gran incertidumbre al respecto, pues las declaraciones de campaña se han modificado y suavizado en no pocas ocasiones, y a veces hay francas contradicciones entre una y otra postura. Los medios de comunicación se enfocan ahora en el escrutinio minucioso de cualquier pista acerca de lo que sucederá una vez que Trump asuma la presidencia. 

 

El proteccionismo que se ve venir es especialmente delicado en este momento, pues los intercambios comerciales del mundo se han estancado casi por completo. 

 

I. El Acuerdo Trans-Pacífico 

 

En los días post-electorales, el presidente electo Trump reiteró su promesa de campaña, en este caso sin cambio alguno. Anunció que de inmediato al tomar posesión de su cargo, retirará a Estados Unidos del Acuerdo Trans-Pacífico (TPP, por sus siglas en inglés). Dejará así sin efecto ese acuerdo, pues para su entrada en vigor se requería la ratificación de al menos 6 países que representaran 85% del PIB de los 12 países firmantes. Es decir, Estados Unidos y Japón tendrían ambos que ratificar el acuerdo para lograr ese 85%. Japón ya lo ratificó, pero Estados Unidos no. 

 

¿Qué sucederá ahora?

  •  China se perfila como el líder comercial de la región asiática. 

Estados Unidos se había lanzado a negociar el TPP como forma de contrarrestar la creciente influencia de China en la región asiática. El TPP –que tardó 10 años en negociarse—abarcaría 12 países y el 40% del comercio mundial, pero excluía a China, la segunda potencia económica del mundo. 

 

Por su lado, China negociaba un acuerdo paralelo –el Regional Comprehensive Economic Partnership—con los 10 países de ASEAN y algunos otros, incluidos Australia e India. Ante el anuncio de Trump sobre el TPP, China de inmediato comenzó a erigirse como el nuevo líder comercial durante la Cumbre de APEC que se celebró en Lima, Perú, los días 19 y 20 de noviembre. 

 

Algunos países del TPP, como Australia y Perú, mantienen un amplio comercio con China y probablemente buscarán fortalecer esas relaciones comerciales. En cambio, México compite con China en cuanto a mercados e inversión extranjera, de manera que no parece convenir liberalizar el comercio con ese país. 

  •  ¿Podrá renegociarse el TPP entre los 11 países restantes? 

Shinzo Abe, el primer ministro de Japón, ya declaró que sin Estados Unidos, el TPP carece de sentido. A Japón le interesaba mucho ese tratado porque no contaba con un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos, y el TPP finalmente le ofrecía acceso preferencial. Japón seguramente intentará evitar el rechazo de Trump, pero es poco probable que lo logre. 

 

Los demás países también tenían interés en acceder al mercado de Estados Unidos y, para lograrlo, en la negociación del TPP cedieron en algunos puntos importantes y sensibles. Un TPP sin Estados Unidos requeriría un replanteamiento de todo lo negociado hasta ahora. 

 

¿Y México? Posiblemente negocie acuerdos bilaterales con algunos de los países firmantes del TPP, si las partes consideran beneficioso ese tipo de arreglo. Pero su principal interés en ser parte del TPP, más que obtener acceso a nuevos mercados, consistía en proteger su acceso preferencial al mercado de Estados Unidos, sobre todo frente a la incorporación de Japón al acuerdo. El fracaso previsto del TPP en realidad podría favorecer a México, si conserva el acceso al mercado estadounidense establecido en el TLCAN. ¿Esto se ve factible?

 

II. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) 

 

El presidente electo Donald Trump también anunció que Estados Unidos revisará el TLCAN para su renegociación y, en caso de no lograr lo que pide, denunciará el tratado y se saldrá de él. Además, Trump ha declarado que pretende imponer aranceles de hasta 35% a la importación de productos mexicanos y 45% a productos chinos. Durante la campaña electoral, dijo que si la Organización Mundial del Comercio obstaculiza esas medidas, Estados Unidos podría retirarse de esa organización. 

 

Consecuencias para México de estas acciones, si se concretan: 

 

Las declaraciones de los funcionarios públicos mexicanos, incluido el presidente Peña Nieto, indican que México estaría dispuesto a modernizar y ampliar el TLCAN, pero no a renegociar todo lo ya acordado. 

 

Hay una posibilidad real de que se derogue el tratado, posibilidad que no se puede descartar. En tal caso México podría verse envuelto en una guerra comercial con EUA, país al que destina 81% de sus exportaciones. Los aranceles que aplique EUA a las importaciones de productos mexicanos serían correspondidos por aranceles a los productos provenientes de EUA. 

 

Subirían los precios de los productos importados, incluidos los de materias primas y bienes de capital, por causa de los aranceles que impondría México en represalia. Esto agravaría las presiones inflacionarias ocasionadas por la depreciación del peso mexicano frente al dólar. Probablemente México caería en una crisis económica, con devaluación del peso y, a la vez, desempleo e inflación. 

 

México no regresaría a la situación económica existente antes de negociar el TLCAN, cuando la producción nacional se desarrollaba protegida de la competencia exterior. Hoy enfrentaría fuertes trastornos en las cadenas productivas, pues ya existe una gran integración con Estados Unidos. No hace falta más que pensar en la industria automotriz. 

 

¿Qué se puede hacer? 

  • Aliarse con Canadá para enfrentar el proteccionismo de Estados Unidos. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, declaró que su país está dispuesto a renegociar el TLCAN. El 77% de las exportaciones de Canadá se destinan a Estados Unidos, y sería muy grave para ese país que se derogara el tratado. Se especula que Canadá podría negociar un acuerdo bilateral con Estados Unidos, como el acuerdo de libre comercio que existía antes del TLCAN, pero eso llevaría años. Convendría a Canadá tanto como a México contrarrestar las tendencias proteccionistas de Estados Unidos, y sería mejor hacerlo a través del convencimiento que con enfrentamientos comerciales. 

  • Lograr el apoyo de empresas, minorías hispanas, comunidades religiosas, etc. Para detener las acciones contra México, hay que contrarrestar la percepción negativa de que México “roba empleos” a Estados Unidos. Hay bases para lanzar una campaña en este sentido, hasta con cifras oficiales de Estados Unidos. Según el Departamento de Comercio, 2.8 millones de empleos en Estados Unidos dependen de las exportaciones a los socios del TLCAN y, de éstas, 1.2 millones dependen de las exportaciones a México (casi tanto como los empleos generados por las exportaciones a Canadá). 

Además, crecen más rápido los empleos generados por las exportaciones a México. El mayor incremento en los empleos de Estados Unidos desde 2009 corresponde a México, con 296 mil empleos creados en el periodo por las exportaciones hacia el vecino del sur. En ese lapso sólo aumentaron 184,000 empleos por el crecimiento de las exportaciones a China, y 110,000 empleos por las exportaciones a Canadá. 

  • Cabildear ante congresistas republicanos y demócratas para defender la posición mexicana. Los republicanos tienen mayoría en ambas cámaras del Congreso, y por lo general apoyan el libre comercio. 

  • Demostrar que tanto Estados Unidos como México perderían si se cancelara el TLCAN. 

México recibe el 14% de las exportaciones de EUA, sólo detrás de Canadá, que es destino del 18%. En 2015, México compró 1.2 veces el valor de las exportaciones estadounidenses a Francia, Alemania, Japón y Reino Unido en conjunto. 

 

Además, hay un gran número de disposiciones en el tratado más allá del trato preferencial en aranceles, muchas de las cuales fueron negociadas en beneficio de Estados Unidos (por ejemplo, protección a la inversión extranjera). 

  • Negociar acuerdos bilaterales, en caso de que se derogue el TLCAN. Se podría negociar uno con Canadá y estudiar la conveniencia o no de negociar un tratado bilateral con EUA, si se cancela el TLCAN. Hay que sopesar las consecuencias de lanzarse a una guerra comercial con Estados Unidos.

 

BREVES 

  • Cemex venderá su subsidiaria en Estados Unidos, fabricante de tubos de concreto reforzado, a la empresa Quikrete Holdings. El valor de la transacción será por $500 millones de dólares, más otros $40 millones si los resultados futuros son satisfactorios. 

  • Recientemente Cemex también vendió activos en EUA a Cementos de Chihuahua por $306 millones de dólares. Cemex busca reducir deuda y mejorar la administración corporativa. 

  • United Technologies, dueño de Carrier, anunció en febrero que cerrará dos plantas en Indiana, para trasladarlas a México. El presidente electo Trump prometió en su campaña impedir que se muevan los empleos fuera de EUA, y presionó a Carrier hasta lograr que cancelara su inversión en Monterrey. Carrier obtiene $5.6 mil millones de dólares de ingresos anuales con contratos gubernamentales de EUA. 

  • Sunoco Logistics Partners acordó adquirir Energy Transfer Partners mediante un intercambio de acciones con valor de $21 mil millones de dólares. Los activos de Sunoco Logistics Partners consisten en ductos, terminales y medios de mercadeo para la compra y venta de petróleo, mientras que Energy Transfer Partners actualmente construye el muy controversial ducto Dakota Access Pipeline. 

  • Perella Weinberg Partners acordó comprar un banco rival, Tudor Pickering Holt & Co., para expandir sus transacciones en el sector de energía. No se dieron a conocer los detalles de la transacción, pero Perella Weinberg añadirá $2 mil millones de dólares de activos en el sector de energía a sus negocios de administración de activos, cuyo valor asciende a $10 mil millones de dólares. 

  • Aumentó el riesgo sistémico de 3 grandes bancos de EUA (Citibank, Bank of America y Wells Fargo), según el Financial Stability Board del Banco de Pagos Internacionales. Normalmente eso requeriría un aumento de capital en los bancos, pero la Reserva Federal ya impone requisitos de capitalización muy elevados. 

  • Samsung Electronics, la empresa sudcoreana de productos electrónicos como teléfonos celulares, acordó pagar $8 mil millones de dólares para adquirir Harman International Industries, empresa de EUA especializada en tecnología automotriz como audio y servicios de navegación.

 

DESCIFRANDO 

  • En el informe de noviembre sobre las perspectivas económicas, la OCDE revisó ligeramente al alza las proyecciones del crecimiento para Estados Unidos, la zona euro, Japón y China. 

    • Estados Unidos podría crecer aún más rápido de lo previsto por la OCDE, porque se revisó al alza el crecimiento del tercer trimestre a 3.2% anual. 

  • El supuesto básico tras las mejores perspectivas de la OCDE, es que se aplicarán estímulos fiscales en estos países. 

  • El crecimiento global sigue siendo decepcionante, pues se mantiene en tasas de alrededor de 3%. 

  • La OCDE proyecta mayores estímulos fiscales en Estados Unidos y China, así como menos austeridad en la zona euro. Japón ha aplicado fuertes estímulos fiscales y monetarios desde que Shinzo Abe es el primer ministro. 

  • Recomienda que más países usen el espacio fiscal que tienen para expandir la política fiscal, aprovechando la ventana de oportunidad que se abre porque las tasas de interés son bajas y así, se reduce el servicio de la deuda pública. 

  • Esta es la manera en que el mundo podría escaparse de la trampa de bajo crecimiento en la que se encuentra. Según la OCDE, es la hora de reducir la relación deuda/PIB haciendo crecer el denominador. 

  • La OCDE recomienda además no aplicar políticas proteccionistas, que agravarían el colapso total en que se hoy encuentra el comercio mundial. 

    • Este año el comercio crecerá menos que el PIB mundial, lo cual sólo ha sucedido 3 veces en los últimos 30 años. 

  • El crecimiento previsto para México es de 2.2% anual en 2016 y 2.3% en 2017. (Pero como señala el FMI, México enfrentará riesgos proteccionistas y tensiones externas.) 

 

 

Please reload

© 2023 by Solana Consultores  Site powered by Zacate Consulting

Envíanos un mensaje:
  • White LinkedIn Icon
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon

Paseo de la Reforma 2608 interior 1607

Col. Lomas Altas

CDMX, México

11950