© 2023 by Solana Consultores  Site powered by Zacate Consulting

Envíanos un mensaje:
  • White LinkedIn Icon
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon

Paseo de la Reforma 2608 interior 1607

Col. Lomas Altas

CDMX, México

11950

Rescate de Grecia, ¿fin o principio de la crisis?

February 1, 2012

 

Economía Global N.134 

www.solanaconsultores.com

 

El nuevo rescate no satisfizo a griegos, banqueros, gobiernos, ni instituciones internacionales 

 

Fue larga y difícil la negociación del segundo rescate a Grecia, que en esta ocasión alcanza un monto de €130 mil millones de euros ($172 mil millones de dólares). Reunidos en Bruselas hasta el 21 de febrero, los líderes europeos finalmente lograron un acuerdo de último minuto, y en público proclamaron el éxito de sus esfuerzos. Sin embargo, nadie quedó satisfecho. 

 

En defensa del acuerdo, sólo se menciona que fue posible evitar una gran catástrofe, como la salida de Grecia de la zona euro, un default total y desordenado, una crisis bancaria, y el contagio a los países grandes en problemas (Italia y España). 

 

De todos modos, aún persisten muchas dudas sobre estos mismos puntos. ¿Realmente se logró evitar la catástrofe? Muchos opinan que sólo se pospuso por un tiempo, o que no se logró superar la crisis. La canciller alemana, Angela Merkel, dirigiéndose al parlamento para obtener la aprobación del rescate, advirtió que no es seguro el éxito del nuevo programa, pero que la salida de Grecia de la zona euro traería consecuencias incalculables. 

 

El impacto sobre Grecia 

 

Los términos que tuvo que aceptar Grecia son inusualmente duros. Las fuertes medidas de austeridad que se le impusieron incluyen una reducción de 22% en el salario mínimo. Es probable que se profundice la recesión, más allá de la contracción estimada de 6% en 2011. La tasa de desempleo ya sobrepasa el 16%, y aumentará más. Y se pronostica que alrededor de 60,000 empresas cerrarán este año, por encima de las 105,000 quiebras en 2011. 

 

Las nuevas medidas se tendrán que aplicar justo cuando el país padece problemas sociales incontrolables y el gobierno se encuentra muy debilitado políticamente. Muchos dudan de su capacidad para llevar a cabo las reformas pactadas. Además, Grecia necesita crecer para aumentar la recaudación, reducir el déficit, bajar la proporción de deuda sobre el PIB, y generar recursos suficientes para pagar la deuda. Sin eso, Grecia se someterá a fuertes sacrificios que no resolverán el problema. 

 

Para colmo, Grecia tendrá que someterse a una importante pérdida de su soberanía hacia los inversionistas, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. Habrá un monitoreo estricto del cumplimiento en las medidas de austeridad. Los prestamistas tendrán el derecho de incautar las reservas de oro del Banco de Grecia. Los bonos que se emitirán en la reestructuración se regirán por la legislación de Inglaterra, y las controversias deberán dirimirse en las cortes de Luxemburgo. Así, muchos ciudadanos perciben que el rescate está destinado a salvar a los bancos, y no a Grecia ni los griegos. 

 

El impacto sobre el sector bancario 

 

Ahora bien, los bancos y, en general, los tenedores privados de bonos griegos tampoco están conformes. Tendrán que aceptar una reducción de 53.5% en el valor nominal de los nuevos bonos a largo plazo, que se emitirán a cambio de los actuales. Es decir, se obliga a los acreedores (principalmente los bancos) a reducir la deuda de Grecia en €100 mil millones de euros, alrededor de la mitad de la deuda actual. Tendrán que cambiar sus bonos por otros de largo plazo que, de por sí, valen menos de la mitad, y que, de acuerdo a los nuevos términos, significarán una pérdida estimada de más de 70%. 

 

Algunos bancos europeos sufren pérdidas importantes por este motivo, o caídas en sus ganancias. En muchos casos, los bancos europeos ya rebajaron anticipadamente el valor en libros de sus bonos de la deuda griega y se están ajustando. Pero el impacto es especialmente notable en algunos de los bancos de gran tamaño. Por ejemplo, en el cuarto trimestre de 2011, las ganancias de BNP Paribas se redujeron a la mitad, mientras que el Royal Bank of Scotland registró una pérdida de $3.2 mil millones de dólares, en comparación con ganancias de $19.2 mil millones en el mismo periodo del año anterior. 

 

La mayoría de los bancos pueden afrontar, sin embargo, el default selectivo de Grecia. Lo que no podrían sobrellevar es un default de los países grandes en problemas, como Italia y España. Si no se pone fin a la crisis de la deuda, el contagio es una posibilidad muy real. 

 

La percepción de los gobiernos y las instituciones internacionales 

 

La crisis europea y el tema de los rescates produce fuertes tensiones entre los gobiernos de Alemania y los de muchos países de la zona euro. En especial, se hacen evidentes los desacuerdos entre Francia y Alemania. 

 

Adicionalmente, surgen llamados urgentes por parte de los gobiernos no europeos del G20, como los de EUA y los BRICS, y del Fondo Monetario Internacional, para que la Unión Europea aumente los recursos de su fondo de rescate y evite que continúe agravándose la crisis. Éste fue el principal mensaje que emanó de la Reunión de Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales del G20, a fines de febrero en la Ciudad de México. 

 

La canciller alemana, Angela Merkel, hasta ahora ha resistido las presiones para aumentar los recursos de la “pared de seguridad” de la zona euro. Frente a los llamados de Tim Geithner, secretario del Tesoro de EUA, David Cameron, primer ministro del Reino Unido, Felipe Calderón, presidente de México, o Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, simplemente ha declarado que esta acción no es necesaria. 

 

Una posibilidad es sumar los €250 mil millones de euros que quedan en el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) al nuevo Mecanismo Europeo de Estabilidad, que se creará este año con aportaciones de €500 mil millones, y que sustituirá al FEEF. Alemania insiste en que el tope máximo debe permanecer en €500 mil millones. Sin embargo, Angela Merkel ha aceptado discutir este punto en marzo y, según dejó entrever el ministro de finanzas, Wolfgang Schäuble, es posible que Alemania acepte combinar los dos fondos de rescate para reunir €750 mil millones de euros. Según Christine Lagarde, si esto sucede, el FMI aumentaría en $500 mil millones de dólares su capacidad para otorgar préstamos. 

 

De todos modos, es evidente que el rescate de Grecia y el riesgo de tener que rescatar a otros países es un tema político muy delicado en Alemania. Genera una fuerte oposición entre los ciudadanos alemanes, y las cuestiones políticas sin duda juegan un papel importante en la posición de la canciller y su gabinete. 

 

Nadie cree que, con el nuevo rescate de Grecia, ha terminado la crisis de la deuda. Esto queda claro a raíz de las tensiones entre los gobiernos y las instituciones internacionales. Y el mismísimo Banco Central Europeo suspendió el uso de bonos griegos como garantía para obtener préstamos, después de que Standard & Poor´s bajó la calificación a nivel default. 

 

Muchos quisieran ver más solidaridad entre los países de la Unión Monetaria. En cambio, ha trascendido de algunas conversaciones en privado que algunos miembros clave del gabinete alemán, como el ministro de finanzas, preferirían dejar salir a Grecia de la zona euro. 

 

¿Fin o principio de la crisis? Si no se producen con rapidez acciones contundentes para restaurar la confianza en la zona euro, es realmente posible que la crisis de la deuda termine en default de los países grandes --no rescatables-- y una crisis bancaria global de proporciones inéditas. 

 

RIESGOS EXTERNOS PARA LA ECONOMÍA DE CHINA 

 

El FMI advierte que el crecimiento de China podría bajar a la mitad, por causa de la crisis europea 

 

En su reporte de febrero sobre China, el Fondo Monetario Internacional señaló que hay varios aspectos económicos alentadores. Las proyecciones del crecimiento para 2012 y 2013 son menores que las estimadas anteriormente, pero se siguen situando en tasas superiores al 8% anual. Aumentan las ganancias corporativas y los ingresos familiares. La demanda interna se sostiene, a pesar del gradual retiro de los estímulos. Se controla mejor la especulación en el mercado de bienes raíces, de manera que disminuye el riesgo por la burbuja que se había creado. La inflación está bajando, si bien sigue siendo muy sensible al riesgo que aumenten los precios de los alimentos por escasez de oferta. 

 

De todos modos, el FMI advierte que la situación económica de China enfrenta riesgos sumamente graves. Existe un “peligro claro y actual que emana de Europa” (A clear and present danger emanating from Europe). En la zona euro, es posible que se intensifiquen las conexiones entre el financiamiento de las deudas soberanas y el sistema bancario. El desapalancamiento de los bancos podría acelerarse, generando así una fuerte contracción en el crédito y la producción. 

 

En tal caso, se transmitiría el contagio a China principalmente por la vía del comercio. El FMI estima que el crecimiento de China bajaría a la mitad de lo proyectado, quedando en alrededor de 4% anual. Una caída estrepitosa, si se considera que el crecimiento de China ha promediado 10% durante las últimas tres décadas. 

 

¿Qué tan acertada es esta apreciación del FMI? Por desgracia, parece muy real. La contracción en el crédito europeo está siendo contrarrestada por inyecciones masivas de liquidez al sistema monetario: €487 mil millones de euros de préstamos en diciembre, y se esperan alrededor de €500 mil millones de euros adicionales en marzo. Y sin embargo, muy poco está llegando a la economía real. Los bancos acceden a los préstamos de largo plazo del Banco Central Europeo pagando tasas de interés muy bajas, pero una porción muy importante se usa para adquirir bonos de la deuda soberana, que tienen rendimientos más altos. Así, aumenta la exposición bancaria a los riesgos de default y, en cambio, no se apoya a la producción. La zona euro está cayendo en recesión y bajan sensiblemente sus importaciones provenientes de la zona asiática. 

 

Esta situación afecta de manera muy especial a Japón, que pasó de ser uno de los grandes exportadores del mundo, a ser un país con déficit comercial. Y, por supuesto, afecta a China, donde el excedente comercial se está reduciendo. 

 

No es de extrañar que ambos países se hayan unido para apoyar al FMI con recursos, para que el organismo pueda contener la crisis europea de la deuda soberana. Sólo pusieron como condición que la zona euro fortalezca su “pared de seguridad” y aumente el monto del fondo de rescate, más allá de los €500 mil millones de euros considerados actualmente como el tope máximo. 

 

Tampoco es de extrañar que China haya bajado los requerimientos de las reservas bancarias, para dar mayor flexibilidad a la política monetaria. Y, como señala el FMI, China tiene la posibilidad de aplicar fuertes estímulos fiscales, si la situación se torna más preocupante. 

 

 

BREVES 

  • Para profundizar el desarrollo regional, los países latinoamericanos y caribeños del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) resolvieron aportar 1% de sus reservas interna-cionales al banco de desarrollo de la Alianza. Los 8 países miembros son Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas y Venezuela. 

  • Las fusiones y adquisiciones en el sector tecnológico aumentaron 36% en 2011, y se estima que aumentarán aún más este año. Según Cisco Systems, el mayor productor de equipo para las redes, para 2015, cada 5 minutos pasará por Internet el equivalente a todas las películas que se hayan producido en la historia. Para manejar toda esa información digital será necesario invertir en el almacenamiento, análisis y seguridad de los datos. 

  • Glencore International, que comercia con commodities, acordó adquirir los 66% restantes que aún no posee de la minera Xtrata, por $41 mil millones de dólares. Así, Glencore se convierte en un gigante de la minería, la agricultura y el comercio. La nueva empresa se llamará Glencore Xtrata International. 

  • Glencore también aumentó su participación de 51.4% a 89.04% en Chemoil Energy, productor de combustibles marinos con sede en Singapur. 

  • Itaú Unibanco de Brasil planea comprar el 49.99% que aún no posee de la empresa procesadora de pagos Redecard, pagando unos $6.81 mil millones de dólares. 

  • La Reserva Federal de Nueva York anunció que vendió a Goldman Sachs $6.2 mil millones de dólares de activos que había adquirido de American International Group (AIG) durante el proceso de rescate. 

  • En la República de Corea, Hana Financial Group adquirió el Korea Exchange Bank de Lone Star Funds y Export-Import Bank of Korea, por $3.9 mil millones de dólares. 

  • Después de que las autoridades de EUA rechazaron el plan de fusión entre T-Mobile USA y AT&T, ahora T-Mobile pide a las autoridades impedir que Verizon Wireless adquiera de un grupo de empresas de cable, por $3.9 mil millones de dólares, los derechos de frecuencia de ondas para la comunicación inalámbrica. Esgrime el mismo argumento anti-monopólico que se usó en su contra. 

  • Se están generando múltiples fusiones y adquisiciones en Norteamérica, como consecuencia del auge en la producción de gas por el controversial método de fracturación de la roca (muy criticado por sus posibles efectos contaminantes del subsuelo). La más reciente es la compra de Mitsubishi de un 40% de participación en el desarrollo Cutbank Ridge de la productora de gas canadiense Encana Corporation, a cambio de una inversión de $2.9 mil millones de dólares en el proyecto. 

  • En EUA, las bolsas NYSE Euronext y Chicago Mercantile Exchange están en la brega para adquirir el London Metal Exchange, especializado en futuros de los metales como el cobre y el níquel. Las ofertas preliminares valúan la compra en más de mil millones de dólares. 

  • Las agencias calificadoras de riesgo siguen rebajando su calificación de las deudas soberanas y de los bancos en Europa. En febrero S&P bajó la calificación de 34 financieras italianas, entre ellas las tres mayores (Unicredit, Intesa y Monte dei Paschi). 

 

DESCIFRANDO: 

 

Una investigación de la OCDE publicada en enero arroja las siguientes observaciones: 

  • En Europa, es pequeña la exposición bancaria a la deuda soberana de los países “periféricos” (Grecia, Portugal e Irlanda). 

  • El problema radica en la exposición a la deuda soberana de los países grandes (España, Italia y Francia). 

  • Existe una estrecha conexión de los bancos de EUA respecto de Europa en el caso de los derivados de crédito (CDS). 

  • Los bancos europeos no sólo están mal capitalizados, sino que mezclan la banca de inversión con la banca comercial. Esto interactúa peligrosamente con la crisis soberana. 

  • Los bancos tenedores de la deuda soberana de Grecia tendrán que absorber por lo menos 50% de pérdidas, equivalentes a 24 mM€. 

  • Un default de Grecia podría llevar el contagio a otros países como Italia, España y Francia. 

  • La tabla muestra el capital que requieren los bancos seleccionados para cumplir con las reglas de Basilea III y el que requerirían para estar “bien capitalizados”, según las reglas aplicables en EUA. 

  • Los bancos seleccionados incluidos en las pruebas de stress aplicadas en agosto de 2011, tendrían que reunir 400 mM€ para estar “bien capitalizados”. 

  • Esto sería un mínimo, pues sólo significa tener la capacidad de absorber 5% de pérdidas en su balance total. 

  • Así, es evidente que no bastan los recursos de los fondos europeos de rescate (500 mil millones de euros, máximo), si se destinan a recapitalizar los bancos. 

 

 

Please reload