Nueva Tormenta Financiera

September 1, 2008

 

 

Economía Global N.101 

www.solanaconsultores.com

 

¿Serán suficientes las medidas para superar la crisis? 

 

Septiembre fue testigo de las peores catástrofes financieras desde la Gran Depresión. Una y otra vez los gigantes financieros de Estados Unidos tuvieron que ser rescatados o se fueron a la quiebra. Hace un año, aun después de comenzar la crisis hipotecaria, ¿quién se hubiera podido imaginar el fracaso de las instituciones financieras que gozaban del mayor prestigio? 

 

Primero, el gobierno federal de EUA tuvo que rescatar las hipotecarias Fannie Mae y 

Freddie Mac, que juntas reunían $1.8 millones de millones de dólares de activos y 

manejaban más de la mitad de las hipotecas de EUA. La situación significó fuertes pérdidas para los bancos tenedores de acciones preferentes en las hipotecarias. Es decir, afectó a la tercera parte de los bancos de ËUA. Su exposición es de 11% en promedio, según la 

American Bankers Association. 

 

Unos días después, a instancias de las autoridades federales, Merrill Lynch se tuvo que vender al Bank of America por $50 mMd; esto es, la mitad del valor de hace un año. A su vez, Lehman Brothers se fue a la bancarrota, pues a diferencia de Merrill Lynch, no logró un rescate privado ni el apoyo del gobierno. 

 

Otras instituciones financieras que invirtieron en activos de Lehman Brothers sufren las consecuencias. Se estima que tan sólo los tenedores de bonos de esta banca fallida perderán alrededor de $120 mMd. 

 

Un par de días después, la quiebra de Lehman Brothers contribuyó al fracaso y rescate de American International Group (AIG). Este caso es particularmente grave porque se trata de la mayor aseguradora de EUA y una de las mayores del mundo. Pero la quiebra de Lehman Brothers no fue la única causa. Se hace evidente que la aseguradora, como tal, estaba tomando fuertes riesgos en los derivados del crédito y otros instrumentos de cobertura; riesgos que con la crisis financiera se tornaron en enormes pérdidas. 

 

Así, el gobierno federal tuvo que prestar $85 mMd a AIG, pero lo hizo a tasas muy 

elevadas (8.5% sobre Libor) y tomó control de la empresa. Los accionistas inconformes buscan una salida alternativa.

 

La siguiente sorpresa fue la decisión de los dos últimos grandes bancos de inversión de Wall Street, Goldman Sachs y Morgan Stanley, de transformarse en banca comercial, al estilo del Bank of America. Asumirán menos riesgos y se sujetarán a la estricta regulación bancaria de la Reserva Federal. Serán más conservadores, pero también, desaparecerá su capacidad de generar ganancias extraordinarias. 

 

Las más recientes víctimas de la turbulencia financiera son los gigantes bancarios Washington Mutual y Wachovia. J.P.Morgan Chase compró el primero por tan sólo $1.9 mMd, Citigroup adquiere la unidad bancaria del segundo por $9 mMd y asumirá parte de la deuda, hasta por $42 mMd. 

 

En Europa también hay rescates: Se nacionalizará el banco británico Bradford & Bingley, cuyos activos sanos se venderán a Santander, y habrá una nacionalización parcial de la financiera Fortis entre los gobiernos de Bélgica, Luxemburgo y Holanda. 

 

Reacciones 

El Secretario del Tesoro, Henry Paulson, y el presidente de la Fed, Ben Bernanke, forjaron un plan de emergencia para estabilizar los mercados financieros y superar los problemas económicos. 

 

Se creará un fondo de $700 mMd, si es aprobado por el Congreso de EUA, que será mayor que el principal fondo soberano del mundo (en Abu Dabi). Servirá para comprar los activos “tóxicos” de las instituciones financieras, y venderlos después con calma. A diferencia de los fondos soberanos, sólo podrá invertir en EUA y tendrá vigencia temporal. 

 

El problema será fijar el precio de compra de los activos. Si es muy bajo y cercano a los precios deprimidos del mercado, no servirá para restaurar la confianza ni para salvar a las financieras. Si es muy alto, es posible que no se pueda recuperar el precio pagado, así es que el riesgo para los contribuyentes es enorme. 

Se prohíbe temporalmente vender en corto las acciones de las empresas financieras. Esta práctica (short-selling) apuesta a la baja del precio. El vendedor pide prestada la acción y la vende para volver a comprarla después, realizando un margen de ganancias. Las cargadas contra una u otra institución financiera han deprimido los precios al punto de impedir su recapitalización. 

 

Esta medida es adicional a la reciente prohibición de vender en corto “al desnudo”; es decir, de vender acciones inexistentes (no obtenidas en préstamo previamente). 

Con objeto de detener la corrida sobre los fondos mutuos en el mercado del dinero (después de que fracasó uno de ellos), el Tesoro ofreció extender garantías como las que tienen los depósitos bancarios, para cubrir también las inversiones en estos fondos mutuos. 

 

Los principales bancos centrales del mundo se coordinaron para inyectar cientos de miles de millones de dólares al sistema financiero, y superar así la reticencia de los bancos a prestarse unos a otros. 

 

La Reserva Federal aumentará la liquidez para los bancos comerciales y los contratos swap con bancos centrales hasta $620 mMd. 

 

El estado de Nueva York planea imponer una regulación más estricta para el mercado de derivados de crédito, el cual involucra alrededor de $62 millones de millones de dólares de operaciones. 

 

Perspectivas a futuro 

 

A pesar de estas amplias medidas, y otras similares que aplican los demás países avanzados, sin duda alguna la crisis financiera es global y no puede 

tener un arreglo inmediato. El paquete de medidas paliará el impacto de la crisis, pero los problemas continuarán durante algún tiempo. Se agravará el contagio, de por sí evidente, hacia otros países, otros sectores, y la economía global. 

 

Pero como reza el dicho, no hay mal que por bien no venga. La crisis brinda la oportunidad de sanear las prácticas financieras viciadas, mejorar la supervisión y reflexionar sobre el papel del Estado en la economía. 

 

Y, a pesar de la nueva turbulencia, el Fondo Monetario Internacional --la más pesimista entre las organizaciones multilaterales - reiteró su expectativa de una gradual recuperación económica en 2009. 

 

VOLATILIDAD EN LOS PRECIOS DE LOS BIENES BÁSICOS 

 

Es difícil contrarrestar la desaceleración global porque los alimentos y los combustibles generan inflación y afectan las cuentas corrientes 

 

Al impacto de la crisis financiera se agrega el de la volatilidad en los precios de los bienes básicos. Los efectos inflacionarios de las alzas en los precios de alimentos y combustibles, en muchas ocasiones dificultan la aplicación de estímulos contra-cíclicos. La reciente acelera-ción de la inflación a nivel mundial es preocupante por sí misma, pero también, porque impide a los países usar las herramientas políticas monetarias y fiscales adecuadas para enfrentar la desaceleración económica mundial. 

 

La volatilidad, ya sea por alzas o por bajas, tiene además un impacto serio en las cuentas corrientes de muchos países de ingresos medios o bajos. El efecto aplica en un sentido u otro en cada país, según éste sea importador o exportador neto de los bienes cuyos precios fluctúan. 

 

En este mes, el Fondo Monetario Internacional dio a conocer su actualización de un estudio realizado en junio, sobre los precios alimentarios y de combustibles.1 Algunos de los nuevos resultados son realmente preocupantes. 

 

Impacto de los precios petroleros 

 

A $100 dpb, el precio del petróleo se encuentra en niveles 40% por debajo del pico alcanzado en julio, pero sigue estando al doble de los niveles de fines de 2006. Muchos países en desarrollo (importadores netos) están experimen-tando una fuerte caída en sus reservas. El impacto es cuatro veces mayor que el del alza en los precios de los alimentos, y se estima que unos 50 países se encontrarán en situación vulnerable para fines de 2008. Si se frena más el crecimiento global, la vulnerabilidad será todavía mayor en 2009. 

 

Por el contrario, si los precios petroleros se reducen o reflejan la actual cotización de los futuros, algunos países exportadores de petróleo sufrirán una fuerte caída en sus reservas, equivalente a medio mes de importaciones. 

 

No es el caso de México. El FMI estima que el equivalente de las reservas en número de meses de importación permanecería en 3.3, ya sea con alzas o con bajas del precio del petróleo. Sin embargo, al bajar los precios de este bien, el país sostendría un fuerte impacto en la cuenta corriente. Según el estudio citado, México pasaría de un déficit estimado en 2009 de 1.4% del PIB, suponiendo los precios de julio, a 1.9% con los precios actuales. Además, queda la duda: ¿y si hay una fuerte disminución de las exportaciones a EUA, a raíz de la actual crisis financiera? ¿Y una gran caída en las remesas de los migrantes? 

 

Las cotizaciones de los futuros ponen los precios promedio anuales a $107 dpb en 2008 y $118.75 en 2009. La incertidumbre es grande, sin embargo, y cualquier cosa puede suceder. 

 

Impacto de los precios de los alimentos 

 

Los precios de estos bienes han mostrado una gran volatilidad en los últimos dos años, si bien han aumentado menos que el petróleo. Se encuentran 8% por debajo del máximo de junio, pero están 44% por encima del nivel a fines de 2006. 

 

A menos que la desaceleración mundial deprima los precios, el FMI pronostica que se mantendrán elevados. Sigue creciendo la demanda de los países emergentes y en desarrollo, además de que aumenta el uso del maíz para producir etanol y los costos del combustible y los fertilizantes se han disparado. 

 

Amortiguan las presiones alcistas el que este año se haya logrado una buena cosecha mundial de trigo, se hayan reducido las restricciones a la exportación de trigo y arroz en varios países, y que el impacto de las inundaciones en EUA en junio pasado fuera menor al esperado. Es probable que se estabilicen o se reduzcan ligeramente los precios de los principales alimentos. Lo que no se puede esperar es que bajen sustancialmente, por lo que continuarán las presiones inflacionarias. 

 

Perspectivas para la inflación global 

 

En consecuencia, el FMI cambió su pronóstico sobre la inflación en los países en desarrollo. Mientras que en junio esperaba que bajaría la inflación de 8 a 7%, ahora el Fondo estima que se acelerará el alza de precios y la inflación será mayor al 10% hacia fines de 2008. 

 

El reto es grande para la política macroeconómica de los próximos años. 

BREVES 

El Fondo Monetario Internacional reconoció que se quedó corto en su estimación de las pérdidas financieras. Hace 6 meses pronosticó que el monto ascendería a alrededor de $1 millón de millones de dólares, y fue criticado por la visión pesimista. Ahora el FMI estima que el sistema financiero global acumulará pérdidas por $1.3 millones de millones de dólares. Los bancos ya suman $521 mMd de pérdidas por revaloración a la baja de los activos, pero han podido reunir $370 mMd de capital fresco.

 

Los fracasos, quiebras y rescates financieros en EUA (ver la sección correspondiente al inicio) generan repercusiones en cadena. Entre ellos: 

 

Los bancos japoneses aparecen en escena, comprando activos de las financieras de EUA. El más grande de Japón, Mitsubishi UFJ Financial Group, anunció que compraría 21% de Morgan Stanley. Nomura Holdings, el mayor banco de inversiones japonés, adquiere las unidades de la fallida Lehman Brothers en Asia, Europa y el Medio Oriente. También Sumitomo Mitsui Financial Group negocia una posible inversión de $2 mMd en Goldman Sachs. 

 

Warren E. Buffet invirtió $5 mMd en Goldman Sachs, lo cual se interpreta como un voto de confianza en la empresa. 

 

Barclays compró una serie de negocios de Lehman Brothers, así como la sede en Nueva York y otras propiedades. Los negocios adquiridos operarán bajo el nombre de Barclays Capital. 

 

Bain Capital LLC y Hellman & Friedman LLC negocian en conjunto la adquisición de Neuberger, la unidad de Lehman Brothers que administra las inversiones de los clientes. 

Deutsche Bank AG, el mayor banco de Alemania, está en proceso de reunir $2.9 mMd para poder adquirir el 30% de Deutsche Postbank AG. 

 

Fuera del sector financiero, también hay algunos grandes cambios: 

 

Delta Air Lines y Northwest Airlines Corp. se fusionarán para formar la mayor aerlínea del mundo. La operación ya cuenta con la aprobación de los accionistas, pero todavía falta la autorización del Departamento de Justicia de EUA. 

 

Alitalia, que ya estaba cerca de la bancarrota, será vendida a un consorcio italiano gracias a la anuencia de los sindicatos de aceptar el plan de negocios. Ahora Air France-KLM y Lufthansa se interesan en adquirir alguna participación. 

 

Cerberus Capital Management negocia la compra del 19.9% de participación de Daimler en Chrysler que no adquirió el año pasado. Las ventas de Chrysler en EUA han caído 24% este año. 

 

DESCIFRANDO: 

 

En el estudio económico sobre América Latina y el Caribe dado a conocer en agosto de 2008, la CEPAL pronostica un freno a la expansión regional durante los próximos 2 años. 

El crecimiento anual del PIB bajará de 5.7% en 2007, a 4% en 2009. Las cifras a futuro podrían ser aun menores, a raíz de la reciente turbulencia financiera. 

 

Los países de mayor crecimiento son Panamá y Perú, y son los únicos que, de acuerdo a los pronósticos, lograrán una tasa de expansión de 7% en 2009. 

 

Entre 20 países de A.L. y el Caribe, los de menor crecimiento son México, Haití y Ecuador. Este año México crecerá 2.5% (posiblemente menos), y los otros dos, 3%. 

 

Así, entre los países en desarrollo, México no sólo se ubica en la región que menos crece. Es el país de América Latina de más lenta actividad económica. 

 

 

 

Please reload

© 2023 by Solana Consultores  Site powered by Zacate Consulting

Envíanos un mensaje:
  • White LinkedIn Icon
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon

Paseo de la Reforma 2608 interior 1607

Col. Lomas Altas

CDMX, México

11950